miércoles, 14 de noviembre de 2012

Día 5 Miedo A Quedarme Sin Dinero


Experimente esas sensaciones que se activan automáticamente, al checar el estado de cuenta bancario en fin de semana y mi sorpresa fue que no tenia los depósitos correspondientes, esto activo una serie de reacciones como miedo, depresión, angustia, mal humor y me encerré en mi cuarto por que no quería hablar con nadie.

Pensamientos: me vino a la memoria la imagen de mi madre angustiada cuando le faltaba dinero.

Miedo a no poder pagar  por la supervivencia de la familia, los gastos de rentas, teléfonos, luz y posteriormente los intereses del banco.

Me perdono a mi mismo por haber aceptado y permitido  a mi mismo, permitir  que el miedo se apoderara de mi y no me permitiera analizar con calma la situación, convirtiéndome en el miedo mismo, impidiéndome darme dirección.

Me perdono a mi mismo por haber aceptado y permitido a mi mismo, permitir deprimirme por la idea de la falta de dinero que no era real, sino solo una memoria infantil grabada hace muchos años en el seno familiar, y por esto me perdono a mi mismo, por haber convertido esta idea de la carencia de dinero en un posesión posesión.

Me perdono a mi mismo por haber permitido y aceptado a mi mismo permitir que la angustia maneje mi realidad como cierta y así   separarme y aislarme de mi familia y de mi mismo, incapaz de darme dirección a mi mismo, y por esto me perdono a mi mismo por renunciar a la responsabilidad de dirigirme a mi mismo para ver la realidad física real donde puedo asistirme para encontrar soluciones efectivas.

En y cuando me vea a mi mismo entrando en reacciones emocionales de miedo depresión y angustia. Me paro y  respiro. Me doy cuenta que entro en un estado de posesión donde me separo de mi mismo y de todos convencido de  que no hay una solución inmediata, lo cual no es así sino solo la acumulación de memorias infantiles ante cualquier amenaza de quedarme sin dinero. Me comprometo a mi mismo
mantenerme como el respiro, dirigiéndome aquí en esta realidad siendo consistente en mis aplicaciones físicas.

Me perdono a mi mismo por haber aceptado y permitido a mi mismo reaccionar con enojo ante la idea de quedarme sin dinero, culpando a los pagadores y definiéndolos como poco profesionales y no darme cuenta que fue solo una idea por el retraso de 1 día, por esto me perdono a mi mismo por haber culpado a los pagadores definiéndolos como poco profesionales en lugar de darme cuenta que esto solo sucedió en mi mente como reacción a las memorias infantiles, de la falta de dinero en el hogar.

En y cuando me vea a mi mismo entrando en el enojo y culpando a los demás me paro y respiro me doy cuenta que son solo memorias infantiles que permito me dirijan, convirtiéndome en el juicio y en el enojo sin consideración de lo que es real. Me comprometo a tomar responsabilidad De mi mismo y a dirigirme a mi mismo en esta realidad física.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido a mi mismo, crear experiencias de la imagen materna angustiada por la falta de dinero las cuales me causaron una gran impresión e incertidumbre los cuales los tome como parte de mi realidad y nunca investigue realmente  esta memoria sino simplemente existí amenazado por ellas  – ( por la falta de dinero)

En y cuando me vea a mi mismo sintiéndome amenazado por la falta de dinero. Me detengo y respiro. Me doy cuenta que toda mi vida alimente estas memorias de quedarme sin dinero existiendo en incertidumbre y angustia. Me comprometo a mi mismo a darme cuenta que son solo memorias y a dejar de alimentarlas  y a darle valor a cada momento como vida.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido a mi mismo, permitir que el miedo a no pagar los gastos mensuales como luz renta teléfono e intereses bancarios, tomaran el control de mi vida y me perdono a mi mismo por permitir que la depresión y la angustia se convirtieran en posesión al imaginar que el pago podría tardar algunos meses y al suceder esto me causaría graves problemas en la economía. En lugar de darme cuenta que es una programación a la que reacciono con angustia y depresión, separándome de la realidad.

En y cuando me vea a mi mismo participando en el miedo a que mi pago se suspenda por algún tiempo largo y no poder cubrir los pagos correspondientes. Me detengo y respiro. Me doy cuenta que quede totalmente  paralizado renunciando a la responsabilidad de mi mismo y al ser dirigido por el miedo entre en la angustia y depresión. Me comprometo a mi mismo a asentarme en lo físico mirando la realidad física como el cajero, el banco, aquí  como el respiro y darme la dirección adecuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario